Acabo de ver The Sinful Dwarf, un delirio que va de lo que suena, de un enano rijoso que secuestra chicas, las azota y todo eso y se ríe como sólo ríen los enanos, desde la superioridad moral que otorga el saberse fenómeno. La película está muy bien si les gusta el cine aburrido hasta cierto punto y anormal del todo, pero no se molesten en buscarla en la cartelera porque es de 1973 y porque va de lo que va. Hoy esas pelis no interesan, no se hacen, no hay sitio para ellas.

Pero lo del enano es un gancho para que me lean. En realidad, quería empezar esta columna mencionando que los vecinos de arriba acaban de presentar un nuevo carné integrado con el que, previo pago de 19,80€ al mes, se tiene acceso a más de quinientas salas de cine en Francia y a otras doscientas y pico repartidas por Europa. Sin límites. Quería empezar preguntándome si eso es bueno o malo, si no supondrá un agravio para las producciones más arriesgadas que ni sueñan con colar una copia en el ceniciento circuito de las multisalas, o si en verdad será una cuestión de emprendedores tirando a envidiable.

Entretanto, la situación aquí es preocupante. En el instante en que escribo esto, Halloween, el remake de Rob Zombie sobre la película de John Carpenter, todavía no tiene distribuidor en nuestro país. Porque los derechos de distribución son un robo y al fin y al cabo la gente no va al cine. Quería empezar con esos asuntos pero ya no, no quiero abundar en que el mundo de la distribución hace tiempo que dejó de ser lo que era, por mucho que el rey del pollo frito y la SGAE sigan cubriéndose de gloria, insultándonos en cada DVD, llamándonos apandadores antes de cada sesión y proponiendo soluciones tiránicas y de la risa como los cánones o el carné de navegante aquél que decían.

Quería empezar con ese tema pero ni tiene gracia ni tiene interés, y yo ya acabo y ya se apañarán. He empezado con lo del enano por eso, porque siempre cunde y da alegría. Bájense al enano de Internet, ni se lo piensen. Y luego ya vemos qué hacemos.

En CINEMANÍA #145

Anuncios